Saltar al contenido

Repsol invierte en su negocio de lubricantes en México y crea una alianza con Bardahl

  • Repsol ha creado una joint venture con Bardahl, en lo que supone su mayor compra en este negocio e impulsa su estrategia de internacionalización del área de Downstream.
  • La compañía fabricará y comercializará sus lubricantes en México a través de Bardahl, marca con una amplia experiencia y  reconocimiento, que posee una de las plantas de producción más modernas de Latinoamérica y una extensa red de distribución en todo el país.
  • La operación se enmarca dentro del plan de crecimiento del área de Lubricantes de Repsol, que duplicará su volumen de ventas, hasta las 300.000 toneladas en 2021, un 70% de ellas provenientes del negocio internacional.
  • México se convertirá en uno de los principales mercados de Lubricantes para Repsol y en un centro productivo de los lubricantes de la compañía para Latinoamérica. 
  • La adqusición está alineada con el Plan Estratégico de Repsol, que prevé 1.500 millones de euros de inversión hasta 2020 para la expansión internacional de los negocios de petroquímica, estaciones de servicio, lubricantes y trading.
Nota de prensa
PDF 73,2 KB Descargar documento
Repsol ha alcanzado un acuerdo para asociarse con el 40% de la compañía mexicana Bardahl, dedicada a la producción de lubricantes y fluidos automotrices. Se trata de la mayor operación realizada por Repsol en todo el mundo en su negocio de lubricantes, el más global de la compañía, cuya estrategia de internacionalización se impulsa de forma notable con esta alianza.
En virtud del acuerdo, Repsol fabricará y comercializará sus lubricantes en México a través de Bardahl, con los mismos estándares de seguridad y calidad que en España. Bardahl es empresa con una probada experiencia y reconocimiento, y que posee una de las plantas de producción más modernas de Latinoamérica, situada en Toluca.
Bardahl es un importante productor de lubricantes y aditivos automotrices en México y comercializa sus productos en todo el país a través de una red de distribución propia y otros canales. La asociación con Repsol garantiza el crecimiento y la creación de valor, impulsado por el conocimiento, la experiencia y la tecnología de la compañía española.
Tras la operación, México se convertirá en uno de los principales mercados de lubricantes para Repsol y en un centro productivo de estos productos para Latinoamérica.
Repsol prevé invertir cerca de 400 millones de euros en la apertura de entre 200 y 250 estaciones de servicio al año en México hasta 2022, con el objetivo de alcanzar una cuota de mercado del 8 al 10%. La red actual de Repsol está integrada por 60 estaciones de servicio en nueve estados: Ciudad de México, Estado de México, Veracruz, Baja California Sur, Jalisco, Oaxaca, Puebla, Hidalgo y Tlaxcala. Esta inversión de Repsol en el mercado de estaciones de servicio no forma parte de la operación con Bardahl.
Se trata de un mercado con gran potencial de crecimiento, con una economía en plena expansión, una población de más de 120 millones de personas y un parque de 41 millones de vehículos en renovación. Actualmente es el segundo país de Latinoamérica por volumen de ventas de lubricantes (725.000 toneladas/año, solo superado por Brasil) y el noveno del mundo.
La nueva sociedad en la que entra Repsol comercializará en México lubricantes de las marcas Bardahl y Repsol, dada la complementariedad que existe entre ambas empresas, tanto en posicionamiento como en canales de distribución.
Está previsto que la operación, que supondrá la creación de una joint venture Bardahl (60%)-Repsol (40%), se complete en el tercer trimestre del año, sujeto a que se hayan recibido las autorizaciones regulatorias necesarias.
La alianza con Bardahl se enmarca dentro del plan de crecimiento de Lubricantes de Repsol, con el que la compañía duplicará el volumen de ventas de este negocio hasta las 300.000 toneladas en 2021, un 70% de ellas provenientes del ámbito internacional. Para alcanzar este objetivo, invertirá hasta 80 millones de euros en tomar participaciones en plantas de lubricantes, especialmente en Latinoamérica y en Asia, en países como China, Indonesia e India.
En la actualidad, España representa aproximadamente el 55% de las ventas de lubricantes de Repsol y el negocio internacional, el 45% restante. El objetivo es que en el año 2021 las ventas fuera de España supongan el 70% del total.
El negocio de Lubricantes es el más internacional de la compañía, tiene presencia en más de 80 países, cuenta con más de 70 contratos de distribución, once de licencia de fabricación (cubriendo las principales áreas de crecimiento mundial, como Brasil, Rusia, China, Japón, India, Indonesia y Malasia) y ocho oficinas comerciales.
La operación está alineada con el Plan Estratégico de Repsol, que prevé 15.000 millones de euros de inversión hasta 2020, de los que un total de 4.000 millones se destinarán a nuevas iniciativas, especialmente en el área de Downstream, tanto para la expansión de los negocios de petroquímica, estaciones de servicio, lubricantes y trading (1.500 millones), como para proyectos de bajas emisiones de CO2 (2.500 millones).

Repsol en México

El acuerdo afianza la posición de Repsol en el área de Downstream en México, donde tiene presencia en diferentes áreas. La compañía inauguró el pasado mes de marzo sus primeras estaciones de servicio mexicanas, con las que inició un proyecto a largo plazo que es independiente al negocio de lubricantes con Bardahl.

Además, mantiene una alianza con el Grupo Kuo, con quien fundó en 1999 Dynasol, una de las diez mayores empresas de caucho sintético del mundo, que cuenta con plantas en Altamira (México), Santander (España) y China.

Por otro lado, en el área de exploración y producción de hidrocarburos  ha sido adjudicataria de seis bloques exploratorios en las rondas mexicanas de licitación (un bloque en la ronda 2.1, junto a Sierra Oil & Gas, en septiembre de 2017; tres bloques en la ronda 2.4, en enero de 2018; y otros dos en la ronda 3.1, el pasado mes de marzo).


Más información de Repsol en México